Diciembre 17, 2020
Novedades

Este 2020 que ya termina será recordado en San Miguel como un año lleno de dificultades, pero también de soluciones implementadas en tiempo récord para combatir el avance del virus y garantizar el abastecimiento global de alimentos esenciales.

Desde que empezaron a llegar las primeras noticias sobre la propagación a nivel mundial de un nuevo tipo de coronavirus, en San Miguel decidimos movernos con rapidez para cuidar la salud de colaboradores, socios, clientes y consumidores. Esta velocidad de acción nos permitió diseñar estrictos protocolos de seguridad que ayudaron a garantizar el normal desarrollo de nuestras operaciones. 

 

El trabajo mancomunado de todos los que formamos parte de San Miguel estuvo coordinado en todo momento por un Comité de Crisis Global que, a su vez, gestionó en forma permanente con comités locales en cada site. El esfuerzo y la dedicación de estos equipos de trabajo fue vital para activar los protocolos destinados a mitigar el riesgo de contagio en todos los ámbitos y poder brindar una respuesta ágil a los desafíos que la pandemia nos iba presentando. Además, como compañía multiorigen, el intercambio entre los distintos equipos nos permitió aprender de las experiencias en las distintas operaciones.

 

Otro aspecto a destacar fueron los mecanismos de comunicación tanto internos como externos que nos permitieron estar actualizados con el contexto general además de abordar las preocupaciones y necesidades de los públicos con los que interactuamos. 

 

Las principales medidas se implementaron en línea con las recomendaciones difundidas por la Organización Mundial de la Salud y por los Ministerios de Salud de Argentina, Perú, Sudáfrica y Uruguay y abarcaron desde comportamientos hasta adaptación de infraestructura para prevenir los contagios y operar con los máximos recaudos. 

 

Cuando el mundo más lo necesitó, todas estas acciones nos permitieron hacer nuestras tareas con seguridad y eficiencia para garantizar la producción a gran escala de alimentos saludables que fortalecen el organismo y promueven el bienestar.

 

Cerca de nuestras comunidades

 

En este complejo contexto de pandemia, San Miguel redobló sus esfuerzos para acompañar a las comunidades de los cuatros países en los que opera, robusteciendo su capacidad de respuesta frente al Covid y generando iniciativas para motorizar su desarrollo. 

 

En Argentina, adaptamos nuestros talleres de alimentación y salud en una  modalidad virtual vía grupos de whatsapp y encuentros virtuales. Más de 50 mujeres y 60 adolescentes participan de estos talleres, que se transformaron en un canal de comunicación permanente donde las comunidades pueden levantar sus preocupaciones respecto de la pandemia, higiene, prevención de dengue, covid y dificultades en la escolarización. 

 

Además, continuamos con nuestro programa Germinar orientado a empoderar a las mujeres rurales y acompañarlas en el desarrollo de emprendimientos, otorgando un fondo especial de insumos para ayudarlas a reactivar sus proyectos. 

 

Por último, en alianza con las autoridades sanitarias y la Fundación Boreal lanzamos un programa de prevención de salud enfocado en detección de casos de riesgos de coronavirus y dengue que alcanzó a más de 200 familias de los barrios linderos a nuestra operación en Tucumán e incluyó visitas casa por casa, diagnósticos y seguimientos médicos.

 

En Sudáfrica, junto con otras compañías locales en el marco del proyecto Sundays River Valley Collaborative, San Miguel donó cítricos y ayudó en la sanitización de zonas de alto riesgo de contagio, la provisión de equipos de protección personal y la puesta a disposición de transportes. Mientras que en Uruguay la compañía donó más de 2500 kilogramos de fruta a instituciones de Montevideo, Young, Fray Bentos y Canelones. 

 

Por último, en las localidades peruanas de Chincha y Chepén participamos de la puesta en valor de los hospitales y salas de atención primaria de la salud, así como también donaciones a organizaciones locales de insumos y elementos de seguridad en distintos centros comunitarios.