Septiembre 1, 2014
Supply Chain

El traslado de nuestra producción desde Tucumán hacia el puerto de Buenos Aires sumó recientemente un nuevo aliado: el ferrocarril Trenes Argentinos. La ampliación de este medio de transporte favorece un 25% de ahorro en logística y es un gran logro propiciado por la empresa.

Merced a un acuerdo largamente perseguido por los responsables de nuestra Logística, y a partir de la confirmación de San Miguel como primer cliente de esta nueva etapa, se ha logrado recuperar un transporte citrícola histórico: el exferrocarril Belgrano (actualmente Trenes Argentinos / Cargas y Logística). Este nuevo proveedor nos permite ser más eficientes y mejorar nuestras alternativas de carga.

Tras más de 15 años, volvió a partir un convoy de esa línea cargado con 624 toneladas de cáscara de limón de nuestra empresa con destino al puerto de Buenos Aires, para su exportación a Europa.

La cáscara de limón deshidratada es la principal materia prima para la producción de pectina, un insumo fundamental en la industria de los alimentos y con algunas aplicaciones también en el rubro farmacéutico.

Gracias al compromiso de San Miguel, se concretó el martes 8 de julio el primer despacho de la formación, con 24 contenedores de 40 pies que se enviaron desde la estación Manuel García Fernández de la localidad de Leales (Tucumán) al puerto de Buenos Aires.

El titular de TACL, Marcelo Bosch, destacó que “la recuperación de este tráfico citrícola implica una reducción del 25% en el costo logístico respecto de cualquier otra modalidad de transporte”, lo cual significa para nuestra empresa un nuevo paso en el camino de la eficiencia.