Marzo 22, 2021
Novedades

En nuestros cuatro orígenes llevamos adelante distintas acciones y programas para gestionar los recursos hídricos de manera eficiente y responsable.

Cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una fecha que nos invita a reflexionar acerca del uso responsable de este recurso natural, necesario e imprescindible para el desarrollo de la vida. En San Miguel trabajamos todos los días en nuestros cuatro orígenes para desempeñar una gestión equilibrada y sustentable.

Uno de los temas más críticos de la agenda hídrica, se trata de la falta de acceso al agua que sufren miles de personas alrededor del mundo. En Argentina, San Miguel junto a diversas instituciones y organismos públicos, lidera una iniciativa destinada a asegurar el acceso al agua corriente en tres zonas rurales de la provincia de Tucumán: La Calera, Monte Grande y Caspinchango,

El programa, que alcanza a 100 personas distribuidas en 80 viviendas, impacta en las condiciones de salud e higiene de esas familias, pero en particular en las mujeres y niñas de estas comunidades, habitualmente designadas por motivos culturales a llevar adelante tareas hogareñas de limpieza y de traslado del agua.

En Sudáfrica instalamos sistemas de captación de agua de lluvia y monitoreamos su calidad para que nuestros trabajadores agrícolas pudieran abastecerse de agua potable e instalamos sistemas de purificación de agua y tanques de agua para la comunidad Mfuleni.

Mientras que en Perú, como parte del Programa de Huella Hídrica, realizamos diversas acciones destinadas a hacer uso sustentable del agua: techamos nuestros reservorios para evitar pérdidas por evaporación, sustituimos mangueras de riego por modelos más eficientes y realizamos proyectos de valor compartido con las comunidades para gestionar el recurso hídrico.

En Uruguay, por último, implementamos la automatización de riego en vivero para hacer un uso más eficiente del agua, suministrando a cada planta la cantidad de agua necesaria para su crecimiento sin la necesidad de regar en exceso. Estos riegos de 15 minutos espaciados durante todo el día ayudaron a minimizar el desperdicio de agua por escurrimiento.  

Así es como estamos desplegando acciones con los objetivos de utilizar el agua de forma responsable y concientizando sobre la importancia que tiene este recurso para el desarrollo sostenido de las comunidades.