Septiembre 29, 2017
Nuestra Empresa

Para seguir creciendo como compañía líder del hemisferio sur en el mercado global de cítricos, gestionamos nuestra operación con la mirada puesta en el desarrollo futuro de los mercados.

En San Miguel, desde nuestros múltiples orígenes, nos orientamos a brindar soluciones para nuestros clientes basados en la experiencia, la innovación y la sustentabilidad. Para eso, planteamos tres grandes vectores para guíar nuestra actividad diaria y construir nuestro crecimiento a futuro.

En primer lugar, nos proponemos ser un Agente de Cambio, porque sabemos que el mundo está transformándose y nosotros queremos acompañar esa transformación. Basados en la escucha activa a nuestros clientes, nos adaptamos con agilidad y nos concentramos en la innovación para seguir evolucionando junto a ellos. En ese sentido, desde nuestro negocio de Fruta Fresca, generamos recambios de varietales para producir las frutas que el mercado más valora y requiere. Además, nuestro equipo de Investigación y Desarrollo, durante este año, trabajó en más de 25 proyectos de los cuales 15 ya fueron aprobados por nuestros clientes y 7 están generando ventas.

Nuestro segundo eje consiste en ser una multinacional Global, teniendo nuestra producción multiorigen como base de nuestra expansión. La reciente incorporación de Perú como nuevo origen, sumándose a Uruguay, Sudáfrica y Argentina, nos afianza como líderes en la producción de cítricos para el hemisferio norte en contraestación. En este proceso, nos nutrimos de cada uno de los orígenes para seguir mejorando como compañía. Pensando global y actuando local, con la vista puesta en ofrecer lo mejor de cada una de nuestras operaciones en concordancia con las necesidades de los clientes.

Por último, somos una empresa Colaborativa. Nuestros socios estratégicos son productores de todo el mundo con quienes establecemos un vínculo de beneficio mutuo. Una de cada tres frutas de San Miguel que llegan al mercado proviene de productores estratégicos asociados, de países tan disímiles como Egipto o Bolivia. Nos elegimos mutuamente para abastecer al mundo, desarrollando así las economías regionales y construyendo un futuro sostenible para todo el sector.

Así, manteniendo el mismo espíritu emprendedor con el que nació hace más de 60 años, San Miguel mantiene la visión a largo plazo: consolidarse como líder del hemisferio sur en la producción de frutas frescas y sus derivados.