Febrero 24, 2021
Novedades

Continuamos consolidando este sistema que nos ayuda a trabajar en la mejora continua y en el desarrollo de nuestra gente.

Este inicio de año nos encuentra afianzando SAVIA, sistema que a través de una serie de prácticas y herramientas nos permite obtener resultados de excelencia de forma sostenida.

En la naturaleza, la savia es el líquido que contiene agua y otros nutrientes que circulan por los vasos conductores de las plantas y cuya función es nutrirlas para que crezcan robustas. En San Miguel encontramos este concepto de nutrición adecuado para representar cómo queremos hacer las cosas y cómo queremos crecer.

“SAVIA se sostiene en el desarrollo conjunto de dos pilares fundamentales: gestión y personas. Ambos pilares trabajan sobre las rutinas y las tareas que hacemos todos los días para tener un estándar único que nos permita conseguir buenos resultados. Buscamos conectar la satisfacción y el orgullo de cada uno en el trabajo diario con los objetivos de negocio que debemos conseguir”, cuenta Fernando de Achával, COO de San Miguel.

El pilar gestión contiene los métodos de trabajo y herramientas a través de los cuales gestionamos los procesos de la compañía; el pilar personas, por su parte, contiene los procesos y herramientas a través de los cuales gestionamos a nuestra gente. Los dos pilares funcionan de forma interrelacionada, se implementan de manera transversal en toda la organización y constituyen el método a través del cual aseguramos la obtención de resultados de excelencia, que son la finalidad última del sistema.

Estamos convencidos de que, como organización, generamos resultados de excelencia cuando las personas intervenimos y ponemos foco en la gestión de nuestras plantas, nuestras máquinas y nuestros equipos de trabajo.

SAVIA está transformando la forma en la que trabajamos en San Miguel. Desde su puesta en marcha en empaques y campos en 2019, hemos logrado una optimización de recursos como energía y materiales que se tradujo en ahorros por más de US$ 3.600.000. En este camino de desarrollo, además, nos encontramos haciendo más eficientes nuestros procesos, fortaleciendo las dinámicas de equipo y sinergias, y profundizando el empoderamiento de nuestra gente con base en el aprendizaje continuo de nuevas herramientas de gestión.

¡Estamos orgullosos del camino recorrido y expectantes por el desafío que aun nos queda por delante!